Tu cuerpo es un organismo vivo que tiene la capacidad maravillosa de curarse a sí mismo, y esa forma natural de curación en lugar de reprimirla debemos estimularla. La Homeopatía funciona activando la capacidad de tu cuerpo para reaccionar, regularse, adaptarse y restituirse de forma natural.